Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Noviembre 2017

AMBROCIO MOJARDÍN HERÁLDEZ

AMBROCIO MOJARDIN

VISOR SOCIAL

Usted no me dejará mentir que durante los últimos meses y muy particularmente durante las últimas semanas, el H. Congreso del Estado se ha ido consolidando como el protagonista más notorio de la opinión pública en Sinaloa. Qué más quisiéramos que ese protagonismo fuera positivo y que en cada novedad de su actuar las y los sinaloenses tuviéramos evidencia de beneficios tangibles, o de que en cada una de sus decisiones se “tejen” propuestas para elevar la paz social y el desarrollo del estado.

Desafortunadamente no es así. Son muchas menos que las que quisiéramos de sus acciones, las que se pueden aplaudir y sentir como referente de un poder público fuerte e inspirador. ¿Por qué? ¿Qué pasa? ¿Será que no quieren? ¿Será que no saben? ¿Será que no pueden?

De las primeras dos preguntas hay que pensar bastante, pero de las últimas tres nunca quisiéramos encontrar una respuesta negativa. Lamentablemente, por muchos de sus actos esas parecen ser las respuestas obvias. 

Buena parte de las y los diputados son personas reconocidas y de trayectoria social, profesional o académica, pero algo les pasa que no la demuestran; no parecen “dar pie con bola”. Algo sucede en la “maraña” del ejercicio legislativo que lo que se conocía de muchos de ellos parece haberse ido. 

¡Cómo ayudaría que se vieran en un espejo, alejados de las cotidianas adulaciones y de las comodidades para que reconsideran su actuar! ¡Cómo serviría que recuperaran el anhelo que alguna vez tuvieron de servir a la sociedad! 

Por las cosas que hacen y cómo las hacen, pareciera que desconocen o ven a la ligera la responsabilidad que tienen asignada. Por la forma en que abordan las cosas y la dirección que les dan pareciera que están solos y que no cuentan con todos los “especialistas” y “asesores” que pagan. 

Veamos solo un ejemplo. En la última semana y por grandes razones (el número y gravedad de los feminicidios), el debate público sobre la violencia de género creció de manera importante. Varias organizaciones civiles reclamaron cuentas y demandaron analizar el asunto, tanto que “motivaron” a la LXII Legislatura a “actuar”. 

La salida fue llamar a comparecencia pública de la titular del ISMUJERES y el titular de la Fiscalía General. Una reunión que, a pesar de la expectativa y necesidad sociales, se vio improvisada y de baja expectativa interna. 

Frente a mucha asistencia ciudadana y la mayoría de las y los legisladores, la doctora Aracely Tirado y el doctor Juan José Ríos hicieron sus exposiciones bien. Se notó su experiencia y formación para eventos como éste. Sin embargo, quedó claro que ninguno de ellos recibió un formato o un eje de exposición que ayudara a hacer análisis y seguimiento articulador de lo que se exponía. Parece que quien les invitó pensaba en una charla cualquiera y no a un evento en el que se iba a discutir un asunto trascendente, al que urgen respuestas más completas.

Cada uno expuso lo que a su juicio describe el trabajo y la ruta que está siguiendo para cumplirlo, así como las condiciones que enfrenta. Se pudieron conocer algunas cosas interesantes de lo que se hace, así como algunas consideraciones sobre las implicaciones de ello.

Sin embargo, ¿Qué tanto de lo hecho está resultando como se esperaba? ¿Cuánto de lo planeado queda pendiente? ¿Qué dificultades y obstáculos tienen identificados? ¿En qué rubros? ¿Cómo se pueden superar? ¿Qué se necesita para superarlos? Nada de eso se analizó y no hubo condiciones para ello.

Fue notorio y resulta cuestionable, que ninguna de las fracciones se preparó para que el evento tuviera resultados de impacto; ninguna ofreció análisis serio y documentado sobre lo que se expuso. A lo mucho, se presentaron preguntas improvisadas que resultaron repetidas de las que presentaron los organismos del ramo; los análisis fueron breves y casi de sentido común.

Se olvidó que en asuntos tan importantes como éste lo deseable es que: a) El demandante (el Congreso) sea claro de lo que espera y ofrezca puntos básicos a tratar, solicite una síntesis previa de lo que se le va a exponer y se prepare para el diálogo. b) El invitado (ISMUJERES, FGE) sepa lo que se le solicita y las razones de ello, así como espere dialogo informado que le enriquezca y de propuestas.

Aquí no se percibió eso y en mucho por ello, se desaprovechó la oportunidad del evento. Las exposiciones de los invitados quedaron en descripción y para ello no se necesitaba la comparecencia pública. Un informe escrito sería más que suficiente. 

Después del evento quedó claro que la y el funcionario invitados están haciendo su trabajo, que tienen una agenda, que tienen enfocada su tarea y que ofrecen apertura para la evaluación y el seguimiento. En ambos, como en la sociedad, se escuchó inquietud por lo que está sucediendo y que tienen voluntad para hacer cosas mejores.

Sin embargo, la comparecencia no dio lugar a observaciones puntuales, no generó grandes reflexiones ni dejó propuestas de mejora al trabajo de los comparecientes. Tampoco mejoró las expectativas de la sociedad organizada. 

Se desaprovechó la comparecencia en momentos en que se exigen todo tipo de resultados. Las organizaciones civiles se retiraron manteniendo sus preguntas y su insatisfacción; no se llevaron compromiso específico o análisis pendiente, a pesar de la disposición que muestran. 

Ni la titular del ISMUJERES, ni el Fiscal General se llevaron tarea precisa, propuesta clara, o promesa atractiva para mejorar su trabajo. Las y los diputados cerraron la sesión casi como llegaron, viendo por encimita lo que exige mirada profunda y dedicación más sólida que la que se desprende de la obligación. 

Ojalá que muy pronto esto cambie; que vean y reconozcan que la tarea que tienen exige más sustancia y más compromiso. Así como están actuando ahora, muy poco están ayudando al desarrollo del estado. Así, solo cubren el requisito y eso de poco, o de nada sirve ¿O usted qué opina? 

@ambrociomojardi; Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.