Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Noviembre 2017

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

Empiezan los candidatos independientes la justa por obtener las firmas que necesitan para obtener la candidatura. La recolecta de esas firmas es todo un acontecimiento en México y es uno de los únicos momentos en que el ciudadano puede decirles NO. Es en esta justa cuando verdaderamente se reconoce el poder de los ciudadanos y es cuando los independientes saben que pagarán por lo que no hicieron cuando debieron hacerlo. Los buscadores de tesoros saben que tienen que ir con un discurso distinto para obtener esa valiosa firma, de lo contrario no podrán estar en las boletas del 2018. Muchos de esos candidatos se han desprendido del partido que los albergó por mucho tiempo, otros aún debieran continuar con el cargo que ostentan actualmente, otros ya metieron los permisos para concursar por la que viene, en fin, ya conocen la ruta y sus implicaciones para obtenerlas, aun así, el camino es duro y escabroso. Lo dije en un corto pasado; todo es parte de lo mismo y aunque incomode esto que digo, es lo que he observado. El poder que se encuentra en los grupos políticos, empresariales, populares, sindicatos, asociaciones, clubes, y todo lo que usted se imagina, deviene de lo mismo: poder político y capital son los hermanos siameses. El establishment de la nación se articula precisamente con los intereses que cada agrupamiento social tiene, bajo el esquema de un reparto equitativo del pastel. Esta conciencia, si le queremos llamar así, está definida desde una base social “EQUILIBRADA”. Todos sabemos, cómo es que los personajes que compiten para permanecer o llegar, pero no irse, hacen lo imposible por seguir engañando a quienes deben engañar: a nosotros juan pueblo. Hoy empezaremos a ver con mayor intensidad los discursos de todos aquellos que quieren llegar a obtener una tajada del pastel. La faena no les será fácil y sí ardua, pero cuentan con las estructuras que les harán el trabajo haciéndoles llegar la cantidad de firmas que necesitan, el poder mismo se encarga de ello, así sea un camino cuesta arriba. Muchos que vemos y escuchamos hacemos oídos sordos a esas peticiones, pero el establishment se encargará de ponerles las firmas en charola de plata. Finalmente el independiente pagará esa deuda con réditos altos. Algunos otros venderán su alma al mismísimo demonio, claro, con sus consecuencias, pero éstas últimas no se miran cuando creen comer en el mismo plato de su promotor. Llegará el momento en que alguien me ponga la lista para firmar, seguramente le diré: con la mía no cuentes. Así sea

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com