Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Noviembre 2017

ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

ARTURO SANTAMARIA

 El Gobernador, cuando busca la alianza con el PAS para 2018, piensa en votos y en acuerdos camarales. Sí, pero no hay visión de Estado. No hay visión de largo plazo. No queda claro qué proyecto impulsan para Sinaloa. Ni en el PRI de Quirino ni en el PAS de Cuén.

Para cualquier observador de la política sinaloense es muy evidente que el instrumento político del ex Rector de la UAS carece de una idea bien definida de lo que propone para Sinaloa. Dirán ustedes, “pero si tiene un programa, una plataforma…”; y sí, sin embargo, lo que importa es cómo actúa ante los ciudadanos, cómo procede en el seno de las instituciones de Gobierno y cómo procede ante los otros partidos. Y esto es válido para cualquier partido.

Es totalmente anómalo, por más pragmático que se pueda ser, que un instituto político busque una alianza electoral un día con un partido, al otro día con otro y al siguiente con otro, cuando esos partidos tienen objetivos políticos, sociales y económicos muy diferentes, a veces radicalmente opuestos entre sí. Un partido de estas características carece de principios.

No se entiende cómo puede el PAS impulsar sus propuestas cuando un día busca la alianza con Morena, al otro con el Frente Ciudadano y al otro con el PRI. Su pragmatismo utilitarista no tiene límites ni escrúpulos. Con tal indefinición no se puede llegar a ninguna tierra firme.

Y lo mismo pasa con el PRI de Quirino porque actúa con perspectiva de corto plazo. A nivel nacional, podremos no estar de acuerdo con su partido y el Gobierno de Peña Nieto, pero está muy claro, al menos en el terreno económico, energético y educativo, lo que quiere; ¿pero en Sinaloa?

Quirino está impulsando una abundante obra material, calles, caminos vecinales, carreteras, drenajes, compra de patrullas, drones, etc., pero no sabemos a ciencia cierta lo que propone en seguridad y en el combate a la corrupción porque hay mucha lentitud y ambigüedad en sus decisiones, y los tiburones de la administración anterior andan pavoneándose. Las líneas estratégicas de desarrollo económico no son visibles y mucho menos lo son en otros terrenos.

Así que, si el PAS va a ser su principal aliado en 2018 ¿qué proponen para el Senado, para la Cámara de Diputados? ¿Tendrán puntos en común para el Congreso local y los municipios?

Por otra parte, Quirino juega con fuego porque no es descartable que en plena contienda alguna de las dependencias gubernamentales de Estados Unidos, sobre todo las que tienen que ver con tráfico de drogas y seguridad, revelen la información que les está dando la ex Diputada Guadalupe Lucero Sánchez sobre la relación entre narcos y políticos. No se olvide que en la campaña electoral de 2016, de manera subrepticia el mismo PRI difundió información donde vinculaba a Cuén con el narco y propagó la especie de que había intervenido en su campaña.

Bueno, pues ahora se les olvida o, simplemente, tendrán que decir que era una invención.

Dirán: “pues así es la política”. Y sí, cierto tipo de política es así: utilitarista, carente de principios y comportamientos desligados de la legalidad.

En el PRI deben estar encabritados varios de sus militantes más experimentados porque ven que en el afán de una alianza volátil, salvo el conteo de votos, se quedarán sin oportunidad de llegar a las dos instancias del Poder Legislativo Federal.

Está por verse si el PRI coloca a dos senadores porque Morena, el Frente y Clouthier se los pueden arrebatar, pero si ese llegara a ser el caso es difícil esperar buenos resultados con la mancuerna Irma Tirado-Cuén. Una muy inexperta para esos niveles de la política y el otro que en cualquier momento les daría la espalda.

Posdata

Alexis de Tocqueville, quien, en la “Democracia en América”, describe con agudeza el surgimiento y proceder de la sociedad civil estadounidense a principios del Siglo 19, nos explica que nuestros vecinos ejercían “el arte de la asociación” para resolver cualquier necesidad que enfrentaban. En México, la sociedad civil, apenas en formación y aun intermitente, brota como reacción al miedo, a las catástrofes, a la violencia, a la corrupción y las ineptitudes gubernamentales.

Particularmente en Sinaloa empieza a emerger para enfrentar, muy desigualmente, la violencia del crimen organizado y la complicidad gubernamental.

Así Las Rastreadoras y Las Sabuesas. Así los desplazados del sur del estado. Así los vecinos de numerosas colonias y fraccionamientos de las principales ciudades del estado. Así los promotores independientes de la lectura y de la protección al medio ambiente. Y así y así.

  

Qué bueno.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.