"¡Estamos contigo México!".

ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

ARTURO SANTAMARIA

LAS RESERVAS MORALES DE MÉXICO

Es cierto, hay políticos que se salvan. También es cierto que hay más inmoralidad en unos partidos que en otros, pero uno de los rasgos más graves del México contemporáneo es la ruina moral de su clase política. Entre la corrupción, la impunidad, la violencia generalizada, la bajeza moral, su ineficacia y políticas de gobierno a favor de las elites, lo mejor de México está en la acción cívica de sus hombres y mujeres. Y quizá sea dentro de muchas de éstas donde están las reservas morales más sólidas del País.

Repasemos la geografía nacional y nos daremos cuenta que son grupos civiles, particularmente los conformados por mujeres, y todavía más específicamente por madres, los que sostienen luchas sociales verdaderamente heroicas.

  

Si partimos tan sólo de los años de las mujeres desaparecidas y asesinadas en Ciudad Juárez, a quienes el periodista Víctor Ronquillo llamó en 1999 “las muertas de Juárez”, han sido sobre todo las madres quienes han buscado a sus hijas e hijos desaparecidos en uno de los periodos más negros de la historia de México. Y antes de “las muertas de Juárez” fueron los desaparecidos durante la Guerra Sucia contra guerrilleros y activistas sociales y políticos de los 70 y 80 los que provocaron el primer surgimiento de organizaciones civiles, de madres, padres, esposas y hermanos, que buscaban a sus familiares ausentes. En Sinaloa, Guerrero y varios estados más las mujeres llevaron la voz cantante en el reclamo por sus hijos, hermanos y esposos secuestrados.

En otra trinchera de la sociedad civil mexicana, la de la solidaridad con los migrantes que buscan llegar a Estados Unidos y más particularmente con los centroamericanos, han surgido grupos, muchas veces conformados exclusiva o mayormente por mujeres.

Las Patronas, del estado de Veracruz, son las más conocidas de todas, pero en Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Baja California, Chihuahua, Coahuila, etc., hay varios más. En Mazatlán, por ejemplo, se conoce la labor extraordinaria de Ubaldina López, enfermera jubilada, que con nobleza y altruismo ejemplares auxilia desde varios años a centroamericanos que cruzan el puerto rumbo al Norte.

La violencia que fustiga a todo el territorio nacional ha hecho que repentinamente y primero de manera anónima e individual emerjan mujeres y hombres que desesperada pero amorosamente busquen a sus hijos. Es lo que hemos visto en Ayotzinapa y que ha conmovido al mundo.

Así sucedió con Las Rastreadoras y con Unidos por la Paz, en Sinaloa.

Ellas y ellos son pública, cívicamente, un ejemplo y, por lo mismo, un puñado de las reservas morales que le quedan a México.

Incansablemente y con pocos recursos han buscado por años a sus hijos desaparecidos. Las autoridades pocos oídos les han prestado, pocos las han ayudado, pero no renuncian a la búsqueda de sus seres queridos.

Esa lucha dignifica a los sinaloenses porque la fuerza que a ellas las mueve no es otra que el amor a sus seres queridos, y con esa lucha desnudan la incapacidad de autoridades gubernamentales, su nulo interés en esclarecer crímenes y desapariciones, y a la vez ellas nos dicen que es en la organización cívica donde se encuentran mayores posibilidades de sacar a México  del barranco al que moralmente nos han arrojado.

Su lucha, como en otro terreno la de Ubaldina López, es brutalmente desigual, pero al ser moralmente muy superiores a las autoridades convencen a muchos que la acción colectiva y solidaria es la mejor vía para cambiar las cosas.

  

Posdata

Morena continúa atrayendo a los mejores militantes del PRD tal y como ha sucedido con Imelda Castro, pero si concreta una alianza con el malovismo y/o el PAS, más allá de un desnudo pragmatismo en búsqueda de más votos, parece ignorar el costo que pagaría nacionalmente en imagen de concretar ese acuerdo electoral. Sería la oportunidad de oro que estaría esperando el PRI para golpearlo severamente. Lo tragicómico es que si el tricolor es el que concreta su alianza con Cuén, va a ocultar todo lo que dijo de él en la elección pasada.