Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Octubre 2017

SERGIO RAMÍREZ RIVERA

sergio ramirez new

  • INGOBERNABILIDAD que se perpetúa
  • La DISOCIACIÓN entre los usos del Poder del gobernante y los intereses de los gobernados
  • Los Favoritismos del Poder
  • Extremas desigualdades sociales y económicas
  • el 40% sobrevive en la pobreza. Cuasi el 30% de la población sufre de HAMBRE; es decir, más de 2 millones de sinaloenses sobreviven en la POBREZA y de entre ésos, aprox. 900 mil sufren HAMBRE
  • En Sinaloa, 1 millón 371 mil personas aprox., sobreviven actualmente con sueldos tan bajos, que NO alcanzan para cubrir las necesidades más mínimas

No obstante encontrarse en el octavo mes del año, bajo el régimen de Quirino Ordaz se han cometido más de 1,100 homicidios con los que prácticamente se iguala a la estadística registrada en el 2016, último año del desgobierno de MALOVA el cual cerrara con una cifra anualizada de 1,161 asesinatos.

Consecuencia de la grave INGOBERNABILIDAD y de la ausencia de estrategias de prevención y contención criminal eficaces, que por cierto, ya debiesen estar implementándose por la actual Administración pública estatal -al margen de lo que hacen o dejen de hacer las fuerzas castrenses-, y no se pretenda justificar detrás de éstas. Pues vale la pena recordar que ya lo manifestó por lo claro y por demás, públicamente el General Secretario de la Defensa Nacional, palabras más, palabras menos “ni son policías ni son ministerios públicos…” (…) “pues no estudiaron ni se formaron para eso”. Y tiene en todo ello, toda la razón.

No obstante, se sigue disponiendo de las fuerzas castrenses, sin aparentemente un plan de inteligencia que conlleve la dirección no sólo estratégica sino territorial de lo que habrán de intervenir. Pero también es cierto, que la presencia de las fuerzas castrenses en las calles, más que aliviar, agudizan los riesgos de victimización personal y social, igual se aumenta la percepción de inseguridad ciudadana. Y en mientras, las autoridades civiles que si bien es plausible la reciente dotación de vehículos y equipos a las policías, lo que se mantiene en duda, en cuanto a su “utilidad práctica”, es la compra de Drones, cuyo coste rebasa los extremos de varios millones de pesos y de cámaras de vigilancia, antes de proveerse de un plan estratégico integral de actuación, lo mismo que se vea articulador de las políticas públicas de la actual administración.

Es así como la sociedad advierte, del actual régimen estatal, una manifiesta desarticulación en la aplicación de las políticas públicas y la desvinculación de estas de la realidad social, que se entiende como la desvinculación y la ausencia de congruencia a la demanda que la población sostiene para un desarrollo social, integral y equilibrado. Es decir, que una de las características propias de los desgobernantes, es exhibirse por su incongruencia en el decir y el hacer, lo mismo que de situarse lo más alejado posible de las coincidencias con los gobernados. Se muestran profundamente DISOCIADOS de la realidad social y política en que se encuentran, más allá de la frecuente ignorancia de los requerimientos más ingentes y adecuados que para el sano desarrollo de la sociedad, demandan los diferentes colectivos sociales. Y esto no sólo sucede en los ámbitos de la ingobernabilidad y la inseguridad ciudadana, sino en todos los ámbitos del estado.

De tiempo atrás, se ha hecho mucho más visible para la población, la práctica común de los grupos políticos en el Poder del gobierno estatal, de tender a beneficiar a ciertas familias de gran poder económico, a través de la realización de obra pública que vaya a favorecer proyectos de inversión de gran calado, dentro de los sectores productivos en que éstos, se desenvuelvan, engrosando así la acumulación de capitales.

Si se sigue disponiendo de los recursos públicos para tendenciosamente dirigir la mayor cuantía del gasto hacia los intereses de unos cuantos y reducir los márgenes de equidad distributiva en cuanto a las políticas públicas que debiesen de prevalecer, a fin de fortalecer las condiciones de la infraestructura y el equipamiento para el desarrollo, será también el tamaño de la dimensión de las complicidades de los gobernantes en turno para lograr satisfacer las ambiciones propias y las de unas cuantas familias en sus afanes de mayor acumulación de riqueza. Finalmente, las consecuencias de todo ello, se podrán ir observando y señalando en la medida en que los conflictos sociales se vayan agudizando, producto del creciente ensanchamiento de la brecha de desigualdades sociales y económicas; y profundizándose en el distanciamiento ciudadano respecto de las instituciones del estado, lo mismo de la separación y alejamiento de entre las familias sinaloenses. Situación que por fuerza, trae en consecuencia la generación de ambientes de creciente tensión social, violencias y criminalidades. Lo que en finalmente viene a agudizar las condiciones de ingobernabilidad ya existentes en toda la entidad.

En la medida que los grupos políticos en el Poder del estado, a través de sus gobiernos, propicien la ejecución de políticas públicas dirigidas a patrocinar con favoritismos a tales o cuales grupos de gran poder económico y no se impulse la iniciativa empresarial al promover el crecimiento económico y equilibrado de entre todos los sectores productivos, que de pauta a favorecer la ejecución de políticas públicas producentes de un desarrollo integral y equilibrado de entre los diferentes colectivos sociales y económicos, donde se exhiba clara y puntualmente la distribución equitativa de la riqueza estatal, en todos los ámbitos de la vida ciudadana y de las familias sinaloenses; o que se siga dando continuismo al crecimiento desigual y desequilibrado de entre las regiones del estado; e igual, en la medida que los gobernantes, indolentemente sigan postergando la justicia distributiva (el reparto del PIB estatal con equidad social) a más de la mitad de las familias sinaloenses que actualmente sobrevive en condiciones pobreza; que se siga negando el legítimo incremento del ingreso laboral que tienda a compensar el poder adquisitivo del ingreso (Sinaloa, estado donde se paga el peor salario, el más bajo de México), será la medida en que exponencialmente la brecha de las desigualdades sociales se amplíe y profundice y la problemática social vaya aumentando y recrudeciéndose, producto no sólo por un mayor incremento en la acumulación de la riqueza en unas cuantas familias, a costa del empobrecimiento de muchas miles de familias (de más de 2 millones de sinaloenses), sino más bien por la reproducción sistémica no sólo de eventos de discriminación y exclusión social, de escenarios de marginación, vulnerabilidad y segregación social (testimonio del grave rezago existente en Sinaloa). Situación de cuya resultante, dará curso a una profusa fragmentación y tensión social en los diferentes espacios de socialización.

Veamos entonces que, si los gobernantes se dedicasen a la aplicación de políticas públicas congruentes con las necesidades de los diferentes colectivos sociales, a fin de dar debido cauce a la derrama de la riqueza estatal, de forma equitativa, con una visión de estado en cuanto a generar el desarrollo integral de los sinaloenses; y de que los mismos, respondieran a la altura de la voluntad y esfuerzo de las familias sinaloenses de producir y generar la riqueza estatal; entonces se estaría en la justa correspondencia, primero, de ejecutar una franca e inmediata mejoría sustantiva en los ingresos laborales y salariales de los gobernados, se implementarían políticas de inversión pública para el mejoramiento y cuidado permanente de los servicios y equipamiento del entorno de las ciudades, al igual que del propio mejoramiento de la seguridad y la convivencia ciudadana. Si los gobiernos se dedicasen a cumplir con el mandato constitucional del buen gobierno y se ocuparan por el mejoramiento institucional de la Educación. Una Educación pública de alta calidad y ampliamente incluyente en todos sus niveles. Uno de los más altos y significantes instrumentos que por su excelencia, es imprescindible y puntualmente estratégico en el haber de todo Ser humano para propulsar la movilidad social a que todos tenemos legítimo derecho, pero que cada día se reduce aceleradamente. Donde la inversión pública estratégicamente sea dirigida a fortalecer la infraestructura y el equipamiento de las instituciones y Universidades públicas, con lo que se garantice el mayor número de espacios institucionales para jóvenes aspirantes. Se estaría entonces reencauzando los pasos hacia el buen gobierno y se estaría fomentando con el ejemplo institucional, la observancia de los mandatos de ley. Y la señal de la congruencia y la coincidencia de la actuación del gobernante hasta entonces, para con los gobernados sería ésta; y no la que todos los días reciben de los representantes de las instituciones del estado, de cinismo y simulación, de burla y escarnio, pero también de ilegalidades, corrupción e impunidad; y ante todo, de una insultante falta de respeto a la inteligencia de las familias sinaloenses.

Como datos complementarios, la realidad de Sinaloa es:

  • Más 8, 816 asesinatos en los últimos 6 años 8 meses en todo el estado
  • En Sinaloa, se padece más del 90 % de IMPUNIDAD por sobre la incidencia de delitos registrados. Es decir, quedan 9 de cada 10 delitos sin resolver.
  • Sólo el 0.12 de personas que cometen un delito, es detenida, procesada y enjuiciada en Sinaloa. 9 de cada 10 crímenes quedan sin ser castigados
  • En cuanto a las condiciones en que viven los miembros del grupo en el poder político del estado y las familias cuyo acumulamiento de capital, las hace ser dueñas de más del 40 % de la riqueza producida en el estado, son ¡¡muuuy diferentes y seriamente contrastantes!!
  • con respecto a:
  • Más del 40 % de las familias sinaloenses sobreviven en condiciones de POBREZA. Casi LA MITAD de los sinaloenses sobreviven en condiciones con un cierto grado de VULNERABILIDAD. En condiciones de vida que para nada, son congruentes con la dimensión de la riqueza producida en la entidad y la riqueza económica, que por años le ha otorgado a Sinaloa, un lugar de privilegio en el ámbito nacional. Cifras publicadas por CONEVA/2016
  • El 30% de familias sinaloenses sobrevive en condiciones infrahumanas. Es decir, aproximadamente 900, 000 sinaloenses, casi un millón de personas, actualmente padecen HAMBRE.

Situación que resulta inconcebible e imposible de creer, en una de las principales entidades de la república, con mayor producción alimentaria, con énfasis en granos, legumbres, hortalizas y frutas. Aves, Carnes y pescado del país. http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/05/17/1093094

  • Un millón 371 mil personas aprox., sobreviven actualmente en Sinaloa, con sueldos tan bajos, que NO alcanzan para cubrir las necesidades más mínimas. https://www.debate.com.mx/culiacan/Se-incrementa-el-numero-de-pobres-en-Sinaloa--20150724-0031.html

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Colegio de Criminólogos, Victimólogos, Criminalistas y Forenses de Sinaloa, A.C.