Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Octubre 2017

JESÚS ROJAS RIVERA

Jesusrojasrivera

En marzo de 2015 en este mismo espacio escribí una columna titulada “Julión es ejemplo, Carmen será diputada”, y hablaba del reconocimiento que Enrique Peña Nieto había hecho sobre el cantante Julión Álvarez a quien por aquellas fechas se refirió como “un joven talentoso, que ha destacado, que ha representado a su tierra”. El titular del Ejecutivo concluyó señalando que le daba gusto que el cantante fuera “un ejemplo para la juventud mexicana”.

Julión Álvarez se convirtió en el cantante favorito del PRI. Manuel Velasco, Gobernador de Chiapas, lo contrató como la voz e imagen de la campaña de promoción turística “Chiapas nos une con su grandeza”. El cantante de baladas norteñas, cumbias y narco-corridos también ha sido contratado por el Gobierno de la sureña entidad para amenizar eventos oficiales, no sólo allá, también en Jalisco, pues Aristóteles Sandoval presumía la relación de amistad con el ahora vinculado en lavado de dinero. En Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel anunció con bombo y platillo su presentación durante las festividades del mes patrio. Julión es el cantante de moda que no puede faltar en las fiestas y reuniones de la clase política priista, misma que hoy comienza a darle la espalda. ¿No que muy amigos?

Como balde de agua fría cayó en la oficina de comunicación “estratégica” de la Presidencia de la República la noticia de que dos figuras públicas aparecían vinculadas a actividades delictivas de un cártel según el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. La absurda decisión de bajar una foto del Presidente, el Gobernador de Chiapas y el cantante de las redes sociales de los funcionarios fue un acto de desesperación que sigue hasta hoy dando más pérdidas que ganancias. ¿Era esto necesario?

La comunicación gubernamental del Gobierno federal, en particular la de la Presidencia de la República, nunca ha servido de mucho, ha sido su verdadero talón de Aquiles. Un error en las decisiones de comunicación es un asunto de poca importancia entre los más cercanos al Presidente, nadie en todo el periodo ha podido encontrar un esquema eficiente para mejorar la imagen de Peña Nieto, quien, dicho sea de paso, es el Presidente peor evaluado en la hhistoria moderna del país. 

Ayer por la mañana leía la columna de Jorge Fernández Menéndez describiendo las supuestas relaciones criminales entre prominentes personajes del mundo artístico y deportivo con grupos de la delincuencia organizada en Jalisco. Suposiciones más o menos ciertas, que no tienen fundamento jurídico alguno. Hasta hoy, no sabemos de manera oficial la existencia de ninguna carpeta de investigación abierta en México contra el futbolista Rafael Márquez y el cantante grupero Julión Álvarez. Pero eso no es de ahora, siempre pasa en nuestro país. La mayoría de los señalados por delitos de tráfico y lavado de dinero en EU muy pocas veces tienen investigaciones de este lado de la frontera.

En estricto sentido, ni el futbolista ni el cantante tienen, hasta hoy, culpa alguna o pena qué purgar en el sistema de justicia mexicano. Sin afán de sonar a abogado del diablo, debemos entender que la justicia no se fundamenta en dichos y las acusaciones no se sostienen con notas periodísticas. 

La culpabilidad o inocencia de los involucrados no pasará por el juicio de columnistas o periodistas de espectáculos, el tema de fondo debe atenderse en las cortes y tribunales competentes, fundarse en el derecho penal e internacional para dirimirse en litigios donde sean las instituciones las encargadas de dictar sanciones o absoluciones para los ahora señalados.

En términos del jurista Ignacio Burgoa Orihuela, la justicia no se da por gusto o por capricho, la justicia se logra cuando cada individuo tiene de las instituciones lo suyo, y en este sentido, les guste o no, Julión y Márquez son hasta hoy inocentes. Luego le seguimos...

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://jesusrojaspolitologo.blogspot.mx/