Ya disponible para su descarga la revista Didáktica Octubre 2017

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

En Culiacán sabemos que cuando llueve el peligro aumenta en la misma proporción en que sube el nivel del agua por las calles, avenidas, arroyos, canales, ríos y lo que usted agregue a esta definición del agua corriente. El Atlas de Riesgo tiene señalado las zonas de Culiacán de alto riesgo. Para nadie es sorpresa que la lluvia pone en peligro inminente a la población y más a la que cercanamente se encuentra viviendo en estas zonas de PELIGRO. La llovida de ayer 07 de agosto, fue una de las que vinieron a alimentar todas esas rúas descritas líneas arriba y la pregunta obligada es ¿por qué se siguen inundando las calles de Culiacán? Sabemos de los esfuerzos que hacen las autoridades al respecto y aunque todavía no se ponen las pilas completamente, se han hecho trabajos importantes al respecto. Pero seguimos observando que los niveles del preciado líquido, así como puede salvarte, también matarte, no disminuyen cuando se presenta una lluvia torrencial como la de ayer. Y es que hay que decirlo, la culpa en casi todas las inundaciones, es de la misma comunidad, so pretexto de que el ayuntamiento esté obligado a limpiar los canales de desagüe, la población sigue terca en depositar la basura en las calles y más cuando el agua corre por ellas. ¿Qué no te das cuenta vecino que esa basura que tiras en la calle taponeará una alcantarilla y eso hará que tu casa se llene de agua? O simplemente ¿no te alcanza el sentido común para dimensionar el problema que puedes generar con tu inconciencia al tirar esa basura en la calle? Mismo acto que puede quitarle la vida a tu hijo que anda bañándose en los arroyos generados por la misma lluvia. Hay sin duda muchas calles que el Atlas de Riego tiene identificadas en la ciudad como peligrosas y que cuando llueve debemos tomar las precauciones necesarias y permanecer en lugares seguros. Una medida cautelar es permanecer en el sitio durante la caída de agua y resguardarse de los peligros durante este periodo de lluvia. Tenemos que entender que si no cambiamos nuestra cultura de arrojar los desperdicios en la calle mientras llueve, seguirán sucediendo este tipo de peligros. Tomemos en serio las recomendaciones que nos hacen las autoridades al respecto. Por otro lado, el ayuntamiento debe estar trabajando con dos meses de antelación de la temporada de lluvia en la limpieza de arroyos, canales, baldíos, depósitos de basura para que cuando llegue dicha temporada no nos afecte en lo absoluto. Lo mismo para la CFE para evitar los apagones que lastiman nuestra economía cada vez que la luz se corta. La previsión o mantenimiento preventivo, no ha sido considerado importante como para poner en marcha el programa de corte de árboles, que son los que ocasionan los apagones en la mayoría de las veces en la ciudad, claro, también la falta de mantenimiento de las líneas y de los transformadores. El mensaje es claro y preciso, para que ambas autoridades se ocupen de los deberes obligados. En el caso del ayuntamiento “Culiacán Activo”, para la CFE, que es de “clase mundial”. Así sea.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com