EL AMLOISMO

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Sin pretender la construcción de una nueva teoría social tendremos que explicar el modelo que Andrés Manuel López Obrador trata de imponer en su sexenio 2019-2024. No es un socialismo donde el estado se coloca como el hacedor de todo. Ni tampoco un capitalismo en que la oferta y la demanda regulan la economía del país. No es un comunismo donde el estado se hace dueño de todo y se asume como el único que puede regular la vida social, económica, política, tecnológica de sus habitantes y del estado mismo. No es neoliberal, en cuyo caso, el empoderamiento individual de manera rapaz se adueña del poder para alimentar sus apetitos excluyendo a la base social y acrecentando las diferencias y las desigualdades políticas, económicas y desde luego sociales.

El AMLOISMO separa al estado, que es público, de la cosa privada, manteniendo una regulación permanente entre los capitales económicos privados y del poder político. Se asume como un estado regulador promoviendo la inversión, el desarrollo y el crecimiento en aras de lograr el progreso en todos los niveles sociales. Incorpora a dicho modelo AMLORIANO el castigo a la corrupción y a la impunidad y privilegia a los que menos tienen como un asunto responsable del estado mexicano. Desarrolla las diferentes dimensiones del empleo, la salud, la alimentación, el transporte y la educación. El modelo AMLORIANO procura el pleno empleo asegurando un crecimiento horizontal y vertical. Con ello el empleo para todos, con un ingreso digno permitirá el sano crecimiento económico en todas las zonas del territorio nacional. Las zonas de desarrollo están ubicadas por la geopolítica territorial nacional acrecentando la inversión en los lugares de mayor necesidad, creando así el desarrollo equilibrado en todas las zonas del territorio nacional. Para lo anterior, el desarrollo estratégico es la prioridad para la inversión interna y extranjera. La inversión del estado se acompaña de la inversión privada nacional y extranjera. Participando el estado con capital semilla. La paz y la tranquilidad son los frutos de la justicia y serán las acciones permanentes que llamen a la inversión y procuren la confianza para avanzar en el campo del desarrollo productivo y económico. Para la construcción del modelo AMLORIANO se obliga a definir el pensamiento de una ideología que amalgame todos los vectores que puedan incidir en el conjunto de los deseos y necesidades del hombre y de la nación. El modelo AMLORIANO enfatiza en el cuidado humano haciendo del modelo una dimensión profunda que cuida y enaltece al hombre y a la mujer que comparten el territorio nacional. La estrategia principal es la creación de tres ejes transversales donde involucra un derrame importante de recursos para corregir la incidencia de la corrupción, la impunidad, la violencia, la falta de oportunidades y la creación de una Guardia Nacional que permita la atención a la Seguridad Pública.

El AMLOISMO es un fenómeno que inició en México con la parición activa de Andrés Manuel López Obrador en el escenario político y tuvo su mayor auge en los últimos 18 años. La desigualdad social generada por la participación de una clase política llevó a la nación a sufrir la pobreza extrema. Un país con 120 millones de pobladores donde el 50% vive en situaciones de escasez, sin un empleo digno y pocas posibilidades de arribo a situaciones de bienestar.

El AMLOISMO se caracteriza por el respeto a la propiedad privada y a la separación del estado de la cosa privada. La austeridad republicana es una medida extraordinaria, dada la situación de derroche de los recursos de la nación.

Los salarios altos en la burocracia son desterrados como una compensación del estado de derecho donde no puede haber un gobierno rico con un pueblo pobre.

La inversión en la infraestructura productiva se declara una prioridad. Los recursos naturales de México son extraordinariamente abundantes. La sana administración de ellos podría llevarnos a convertirnos en una potencia económica.

La corrupción es definida como la causante directa de la pobreza de los mexicanos. El modelo neoliberal es definido como el modelo causante de la desigualdad social y quien iniciara dicho modelo neoliberal como el padre de la desigualdad moderna. La lucha de los cárteles delictivos es intensa y causante de miles de muertes en el país. Por lo anterior, se hace imperativa la pacificación del pueblo que se encuentra en este momento alterado por los grupos delincuenciales que luchan por la hegemonía del poder. El cambio de paradigma de un régimen saliente con un nuevo régimen entrante, obliga a la modificación de leyes constitucionales que permitan el orden y la justicia.

El AMLOISMO construye un nuevo modelo político donde de cara a la sociedad permite la libertad de expresión en ambos sentidos. El Presidente de la República tiene el derecho de réplica y en ese sentido la comunicación con los medios masivos se hace de manera circular.

El AMLOISMO se presenta con una nueva cara de frente a la comunicación social.

El recorrido por la nación es mediante el transporte aéreo comercial y terrestre, manteniendo una relación directa con los gobernados. Del mismo modo la plaza pública cobra nuevamente vigencia, lo que permite oír y escuchar los reclamos sociales de manera directa. El mandato es itinerante, lo que permite estar atento a los reclamos sociales que obligan a un cambio de política social y económica. Instituye la entrega de recursos económicos directos, con el fin de evitar la reducción de los dineros hasta su destino.

El AMLOISMO tiene los medios de comunicación de manera directa, ya no depende de las empresas de comunicación que otrora cobraban para informar lo que el Presidente quería informar. Se instala una forma de comunicar directa, real y en línea, de modo que se enfrenta a los cuestionamientos de la prensa de manera permanente.

El AMLOISMO intensifica su política exterior basado en el Artículo 89 Constitucional con el respeto a los pueblos a autogobernarse y evitando con ello la injerencia de México en asuntos exteriores. Ante la problemática mundial la autodeterminación de los pueblos se convierte en un asunto importante, llevando consigo el apoyo a resolver de manera pacífica las controversias y ofreciendo nuestro territorio, para ello, si es solicitado por las partes en conflicto.

El AMLOISMO procura los equilibrios macroeconómicos llevando políticas que no alteren las simetrías que mantienen a buena vista del mundo el hacer económico interno y que pueda repercutir en lo externo de manera negativa.

Del mismo modo el AMLOISMO procura la generación de las entidades productivas en la nación con el fin de no vulnerar la soberanía del estado mexicano por la escasez de productos no elaborados en México. De esta manera la microeconomía cobra la importancia necesaria para el desarrollo de nuestra nación.

El AMLOISMO no es un modelo económico, pero si influye en la constitución y construcción de las variables económicas. Es un modelo social porque ataca directamente el quehacer del servidor público y del ciudadano común, llevando al extremo el carácter social. También lo es porque busca enaltecer los valores ciudadanos permitiendo con ello que no se lucre más con la necesidad del pueblo de México.

Procura la movilidad social creando las posibilidades de desarrollo y crecimiento del país. Es un modelo cultural porque rescata los valores ancestrales de los pueblos indígenas, reconociendo su estructura étnica y social para la inserción del ciudadano en el quehacer político.

El AMLOISMO es la búsqueda de los equilibrios sociales, políticos, económicos y culturales que permitirá el pleno reconocimiento en el concierto mundial. La autosuficiencia y el reclamo rector de sus riquezas nos colocan en el pleno derecho de velar por los intereses de todos los mexicanos. Para tal propósito el trabajo de todos se hace indispensable. Existe una nueva relación entre el presidencialismo y su pueblo. La relación es directa y la repuesta inmediata. La forma en el AMLOISMO no es fondo, y la política es fuera máscaras. El cinismo que se venía presumiendo en los anteriores gobiernos o regímenes, se deja en el olvido. De cara a la nación podemos decir que el cambio es verdadero, sin matices que oculten como antes los intereses perniciosos.

El AMLOISMO es una nueva forma de hacer gobierno. Para los que vienen con la inercia del pasado es el momento del cambio. Las resistencias son muchas, pero el peso de la nación para transformarla es aún mayor, en tal sentido, la participación de todos es imperativa, si se desea arribar más pronto a los beneficios que todos sabemos que existen y que están a la mano de todos, es cuestión de seguir con el trabajo pendiente de muchas décadas.

El AMLOISMO es tiempo, paciencia, libertad, servicio, inteligencia, templanza, moderación, honestidad, sensibilidad, honradez, trabajo, atención, responsabilidad, cooperación, liderazgo, obediencia, equidad, política, respeto, participación, puntualidad, cumplimiento, verdad, lucha, amor, empatía, apoyo, compañerismo, disciplina, transigencia, resilencia y perseverancia.

El AMLOISMO se separa en definitiva de un antes y configura un después. Es cierto que hay mucho en el camino por avanzar, como cierto también es que mucho se ha quedado atrás por la inercia que nos ha dominado por lago tiempo.

Cierto es también que existen temores y muchos miedos por el camino sinuoso que nos dejaron como única ruta, pero nadie nos puede evitar que tratemos de construir nuevas rutas para que el camino por avanzar sea más cierto y confiable.

Por el bien de todos, todos al rescate de México. Así sea.

RESCATEMOS NUESTRA RIQUEZA

VIVA MÉXICO, VIVA MÉXICO, VIVA MÉXICO

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

UNA DE EXPROPIADOS

cano

APUNTE

JORGE GUILLERMO CANO

Culiacán del caos vial, los retenes, baches y topes, Sinaloa, 18 de marzo 2019. Este se día se conmemora (¿también se festeja?) la expropiación petrolera que el entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas del Río, promulgó en 1938.

El Sindicato de Trabajadores Petroleros surgió el 27 de diciembre de 1935 y el 29 de enero de 1936 se integró al Comité Nacional de Defensa Proletaria, antecedente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

El 20 de julio de 1936, el sindicato de petroleros realizó su primera convención y presentó un proyecto de contrato general para todas las empresas que explotaban los yacimientos en nuestro país. Si no se cumplía en los términos sindicales, se irían a la huelga.

Ya había sido publicada, en noviembre de 1925, durante el mandato de Plutarco Elías Calles, la ley reglamentaria del artículo 27 constitucional, con retraso porque las petroleras extranjeras habían cabildeado con los gobiernos de Carranza, Adolfo de la Huerta y Álvaro Obregón. No querían que se regularan los impuestos, ni que se aplicara retroactivamente le ley de corte nacionalista.

Al promulgarse la Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional, desde finales de 1925, las petroleras extranjeras estaban obligadas legalmente a renovar y confirmar sus concesiones para la explotación del hidrocarburo, pagar impuestos y atender las demás disposiciones emanadas de la ley.

Empresas estadounidenses, británicas y holandesas, se inconformaron y el litigio llegó hasta el gobierno de Lázaro Cárdenas, a un punto en que se defendían los derechos laborales o se sometía el gobierno mexicano al capital transnacional.

EL 18 DE MARZO

El general Cárdenas recibió a los empresarios petroleros la mañana de ese día, quienes, advertidos de la postura del mandatario mexicano, le aseguraron que, ahora sí, cumplirían con los fallos previos de la Suprema Corte de Justicia, pero Cárdenas les dijo que ya no era hora de hacerlo, era tarde, y se procedería a proteger el interés nacional con medidas extremas.

Previamente, con una actitud prepotente y altanera, los capitalistas extranjeros que controlaban a las petroleras, se habían negado a acatar el laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje ordenando el aumento salarial a los trabajadores de esas empresas, ignorando incluso la ratificación de la Suprema Corte.

POR CAUSA DE UTILIDAD PÚBLICA

La noche del 18 de marzo, con el apoyo unánime de la Corte y del Congreso, Cárdenas expuso el decreto de expropiación de todos los bienes muebles e inmuebles que pertenecían a diecisiete compañías petroleras inglesas y estadounidenses que operaban en México.

La expropiación fue por causa de utilidad pública, dando al Estado Mexicano la propiedad y el control total de la industria petrolera en el país, protegiendo los intereses nacionales y los derechos de los trabajadores.

En la mañana del 19 de marzo de 1938, los trabajadores tomaron posesión de las instalaciones petroleras y Cárdenas expidió otro decreto para integrar el Consejo Administrativo del Petróleo.

Luego vino aquella colecta nacional, para pagar las indemnizaciones a las compañías, que llevó el sentimiento patriótico a una de sus más altas expresiones, con la notable participación de los sectores sociales más humildes y pobres.

Vino el gran escándalo del capital transnacional y México fue satanizado por las metrópolis, pero el país salió adelante. Lo que pasó en los años subsiguientes, es otra historia. También lo que haga al respecto el gobierno actual.

En tanto, seguimos pagando la gasolina cada vez más cara, sin solución a la vista, a pesar de las promesas de campaña que, en mucho, motivaron la victoria del morenismo.

LA SUPREMA CORTA

Por si algo les faltara, los inefables ministros de la SCJN (la “suprema corta”, vale decir) avalaron la violación a la Constitución que a diario se comete en los retenes de militares, policías y malandrines (ya no se distinguen) fallando en contra de las quejas presentadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Según la corta (que ya es de AMLO, en realidad) “los argumentos de la CNDH son infundados, porque las inspecciones policiacas constituyen controles preventivos y provisionales”, para “la prevención y persecución de delitos, así como su investigación”.

Queriendo enmendar el despropósito evidente, aclararon que hay limitantes a eso que en realidad es una violación flagrante y un delito del gobierno en todas sus variantes: sólo se puede detener en los retenes en caso de flagrancia o de “sospecha razonable” (de militares y gendarmes notoriamente impreparados).

Bonita “cuarta transformación” (sobre ello volveremos).

EN EL TINTERO

-Y en la vieja sintonía, ya en tiempos de “la cuarta”, los retenes se han multiplicado sin ton ni son. Los hay incluso de personas sin uniforme, en vehículos sin logotipo alguno, como sucede en varios puntos de Sonora y Sinaloa. Pero que siga la tandariola.

-El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, el ex perredista Alejandro Encinas, dice que, en la construcción del Plan Nacional de Desarrollo para el sexenio de AMLO, se pretende que esa dependencia “sea garante de las libertades y la protección de los derechos humanos”. Podrían empezar respetando la Constitución y eliminando los “retenes” donde ya no se sabe quiénes son y quiénes no.

- ¿Qué el gobernador fulano es el “mejor evaluado” de esto y aquello? ¿Qué el presidente ocupa el primer lugar en tal o cual? –Y este era un gato…

-Sigue el especulador y promotor ludópata, Donald Trump, regresando a México a solicitantes de asilo que deberían estar en Estados Unidos, mientras sus casos se ventilan.

-El gobierno de AMLO, que los recibe, aunque dice que “por razones humanitarias”, aparece en el entorno internacional como a las órdenes del imperio. Muy mal se está viendo.

-Uno más: Santiago Barroso Alfaro, periodista sonorense, fue asesinado la noche del viernes pasado en San Luis Río Colorado, Sonora. Como se acostumbra: “la fiscalía especializada” en esto y aquello retomó el caso “para con investigar” y (vendrá otro cuento).

-Esta columna aparece en “Vértice de Sinaloa” (verticedesinaloa.net); Línea Directa (https://www.lineadirectaportal.com); Didáktica (http://www.didaktica.com); Sitio Telles (http://www.jorgeluistelles.com) y en “Voces del Periodista”, revista del club de periodistas de México (vocesdelperiodista.com.mx).

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

EL PRINCIPIO DE PETER

AlfonsoAraujo

LA NUEVA NAO

ALFONSO ARAUJO

En 1969, Laurence Peter propuso su famoso principio, que dice que en las organizaciones, las personas tienden a escalar puestos hasta que tarde o temprano llegan a su “nivel de incompetencia.” Esto es, que una persona con cierto conjunto de habilidades es muy competente en muchos peldaños de la organización, pero puede llegar a un peldaño en el que sus habilidades no basten para las requisiciones del puesto, y de haber sido una persona competente en muchos niveles, se vuelve incompetente en este último. Claro que hay muchos matices aquí, y la propuesta ha sido ampliamente debatida desde que salió a la luz. La forma más obvia de contrarrestar el Principio de Peter, es que la persona no dé grandes saltos de nivel y que los niveles por lo que pasa no sean solamente verticales, sino laterales también, para poder abarcar la mayor cantidad de habilidades y conocimientos que requieren los niveles más altos.

Esto es de hecho lo que se hace con los políticos en China. Normalmente uno piensa que con un partido único como en ese país (el PCC), las designaciones son unilaterales con los de arriba escogiendo a los de abajo, pero es mucho más complejo que eso. Un joven puede desde su adolescencia enrolarse en capítulos juveniles locales del PCC y foguearse en actividades básicas de servicio comunitario. Los jóvenes que van destacando y demostrando habilidades de liderazgo van luego subiendo por méritos en la jerarquía local y de antigüedad, hasta ser miembros formales y oficiales menores en sus municipios o provincias. Esto no difiere mucho de la actuación de partidos políticos en otros países; lo que se vuelve interesante es en cuanto llegan a un nivel importante, como una alcaldía. Un oficial que vaya descollando empieza una larga carrera desempeñándose en todos los departamentos posibles, de modo que aprenda de las realidades de los problemas de trabajo, de inversiones, de medio ambiente, etc. Si es muy destacado, es cambiado a otras provincias, ricas y pobres, para familiarizarse con todo el país. Llegar a ser parte del gobierno central toma unos 25 años de este tipo de experiencia.

En nuestro país no ocurre lo propio. De hecho, en estos momentos podemos apreciar que tenemos oficiales que no sólo confirman el Principio de Peter, sino que han sido súbitamente elevados cuatro o cinco niveles por encima de su nivel de incompetencia; los ejemplos los vemos a diario. Una organización no juzga buenas intenciones, sino la capacidad de acción.

El autor es académico ExaTec y asesor de negocios internacionales radicado en China.

 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

LA TRANSA FRENTE AL ESTILO AMLO

ARTURO SANTAMARIA

ARTURO SANTAMARÍA GÓMEZ

Ya saben ustedes que el estilo AMLO de comunicación es directo, a veces rijoso y directo al pecho. En Sinaloa eso no nos debería de extrañar, es nuestro pan de cada día. Bueno, pues hace pocos días el Presidente López Obrador vuelve a soltar una información tronante relacionada a Sinaloa en una de sus conferencias mañaneras.

En Mazatlán pocos, o quizá nadie, al menos públicamente, hizo mayor ruido cuando se dijo en 2007 que la propiedad donde se construiría el CIP-Playa Espíritu le había costado a Fonatur, 120 millones de dólares (a un cambio aproximado de 10 pesos por dólar).

En Escuinapa, en cambio, taxistas, comerciantes, agricultores e incluso profesores y estudiantes universitarios, me comentaron que se había pagado una cantidad que los terrenos no merecían. Y sabían de lo que hablaban. Estaban enterados de que el mismo Antonio Toledo Corro, el antiguo dueño del rancho Las Cabras, es decir, la propiedad que había adquirido Fonatur, había vendido poco tiempo antes a la familia Bedoya varias decenas de hectáreas de la misma propiedad por un precio muy inferior. En la actualidad esos terrenos están sembrados de variedades de chiles para la exportación.

Pero no es lo mismo hacer negocios con particulares que con funcionarios de gobierno. El famoso “Tigre”, Antonio Toledo Corro, sí que sabía de esos menesteres, y por lo mismo, el hijo de don Natividad elevó sustancialmente el precio de su propiedad. Él sabía que Fonatur le pagaría el precio que solicitara.

Una fuente muy bien informada no hace mucho me comentó que el costo incluía la promesa de un moche a un alto funcionario de Fonatur más que considerable. La tajada no se concretó porque El Tigre también era un zorro y los dejó con un palmo de narices. Les dijo algo como: “pues si quieren, denúncienme y digan que les iba a dar una mochada”.

Pero, además del estratosférico precio, lo más grave es que los terrenos no eran aptos para un proyecto de turismo al estilo de los CIP tradicionales como los que anunció Felipe Calderón, aunque eso no era responsabilidad del colmilludo ex Gobernador. El entonces Presidente anunció al Centro Integralmente Integrado de Escuinapa como el mayor en la historia de México porque tendría más hoteles que Cancún.

El plan no tenía ni pies ni cabeza, Fonatur había actuado irresponsablemente porque, para empezar, adquirió una propiedad sin llevar a cabo un estudio de impacto ambiental. Anunciaban un proyecto gigantesco sin saber qué condiciones naturales había para llevarlo a cabo, y se ignoraban los estudios que ya en todo el mundo recomendaban reducir las dimensiones de nuevos desarrollos turísticos.

La burda transa inevitablemente llevó a que el trasnochado proyecto no se llevara a cabo, a pesar de una posterior inversión en infraestructura urbana de dos mil millones de pesos más.

No obstante, el Presidente López Obrador se equivoca cuando dice que en las playas de Escuinapa no hay posibilidades de un desarrollo turístico; incluso cae en una contradicción cuando en su reciente visita a estas tierras habló de que los empresarios del Grupo Vidanta se habían comprometido a invertir ahí. Una pregunta elemental es: si no hay condiciones para un nuevo destino vacacional no puede uno creer que inversionistas de ese calibre se comprometieran para meterle dinero a algo que no tiene futuro.

A pesar de lo anteriormente dicho, en el CIP-Playa Espíritu, y en todo el sur de Sinaloa, sí hay posibilidades, y muchas, para un nuevo paradigma turístico, el cual necesariamente tiene que ser verdaderamente sostenible, y para serlo, tiene que preservar sus enormes riquezas naturales. Un CIP de nuevo tipo tendría que ser plenamente ecológico donde no cabe el gigantismo hotelero, ni toneladas de acero y concreto, ni tampoco el turismo de masas.

Al parecer, a AMLO no le han presentado una nueva idea a impulsar en Escuinapa o no le ha parecido suficientemente convincente para que su gobierno la respalde. Así que le corresponde a los escuinapenses y al Gobierno de Sinaloa presentarle a la Sectur y a la Presidencia de la República una propuesta bien

pensada y consensada para que el CIP-Playa Espíritu no quede en el olvido y continúe el cada vez mayor rezago de los municipios sureños de Sinaloa. Lamentablemente, el Gobernador Quirino Ordaz no parece interesado en defender la viabilidad de un desarrollo turístico de nuevo tipo para Sinaloa porque declaró que ese dinero mejor se hubiese destinado a Mazatlán.

Ya no es posible que se siga engañando al pueblo mexicano, y particularmente al sinaloense, con negocios truculentos e infames. Andrés Manuel López Obrador nos ofrece edificar un México distinto, alejado de la corrupción y la ineficiencia, así que debemos tomarle la palabra y poner manos a la obra. Pero habrá que decirle al presidente que sí habrá futuro para Escuinapa si él y Miguel Torruco se convencen de que es plenamente viable un nuevo paradigma de desarrollo turístico sostenible de sol y playa en las costas de Sinaloa.

Posdata

¿Cuántos priistas disfrazados de morenistas ganaron las elecciones para síndicos en las pasadas elecciones comisariales? ¿Se estará cumpliendo el pronóstico de que el priismo sobrevivirá reencarnado en el cuerpo moreno?

Por otro lado: ¿Cuántos panistas más se seguirán incorporando al gobierno del Químico Benítez? Si a nivel federal se habla de una alianza priamor, en Mazatlán hay un amasiato panmoreno.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

100 DÍAS

OSWALDO DEL CASTILLO

CORTOS REFLEXIVOS

OSWALDO DEL CASTILLO CARRANZA

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Quizás para muchos los 100 días de gobierno de AMLO no signifiquen nada, para otros tantos el significado de esos 100 días solamente les hace recordar que son pasaditos de tres meses, algunos dice que son 9 meses. Para el que está privado de su libertad, 100 días le pueden parecer eternos. Para el que está recibiendo un tratamiento para la enfermedad de cáncer, los 100 días le pueden significar otra oportunidad de vida. Para el que espera la fecha de ser cumplida su sentencia de muerte, puede significarle la oportunidad de la redención. Para el que espera, el tiempo cobra otro sentido y es que quizás no se haya dimensionado este asunto de vivir 100 días. Pero pongamos todo en el plano cartesiano que es en donde nos movemos los humanos. Tener los pies en la tierra nos ayuda a entender el sentido de muchas cosas y los ejemplos estarán a continuación. Para el nuevo gobierno, los 100 días han significado un constante enfrentamiento de una realidad asumida por una realidad imaginaria. Hemos dado cuenta que por ignorancia vivíamos en un estado de cosas que no nos llamaba fuertemente la atención hasta que esa realidad se empezó a desmarcar de la vida cotidiana en la estábamos todos. Para AMLO, los 100 días fueron acciones de cambio y de enfrentamiento constante con lo ya instalado. Para el Huachicol o ladrones de combustibles, los 100 días fueron de un constante ataque en contra de sus intereses. Para los comentócratas o la prensa tradicional fueron los 100 días de un periodo de tiempo que nunca desearon que sucediera. Para los ex presidentes de México, los 100 días han sido de una permanente respuesta a los ataques de la ciudadanía por todo lo que ha estado saliendo de sus gobiernos en los asuntos de corrupción e impunidad y violencia. Una actividad nunca antes vista, principalmente de Vicente Fox Q. y de Felipe Calderón H., 100 días de berrinches, enojos, respuestas, declaraciones, defensas. 100 días de impotencia y coraje e igualmente de pérdidas materiales y políticas, y claro, de sus privilegios.

Para los políticos, esos 100 días de indefensión, de tortura clasista, de sentirse una pequeña piedra que es arrastrada por la corriente de la 4T. Para los partidos políticos que no han superado el primero de julio pasado, los 100 días les han significado una lucha perdida, agotada, sin porvenir y mucho menos sin estabilidad política y económica. Para los que ahora son gobierno, son los 100 días de oportunidades para entender que deben ponerse las pilas y hacer el trabajo que les corresponde, ya no asumirse ni seguir en el carro alegórico de AMLO y ponerse a trabajar con su pueblo, quien fue el que lo eligió, no por ser lo que ellos fueron o son, sino porque AMLO los acompañó. Para el corrupto, serán los 100 días para corregir su camino y dejar la corrupción en el baúl de los recuerdos.

Para el pueblo incrédulo, los 100 días fueron una pesadilla. Para los opositores, los 100 días fueron la oportunidad de ir aceptando que ya no hay marcha atrás y que nunca será lo que hoy dan cuenta que pudo haber sido mejor. Para los inversionistas, los 100 días fueron el tiempo suficiente para dar cuenta que ahora podrán hacer sus inversiones sin el temor de que el gobierno se quede con ellas.

Para los empresarios, los 100 días han sido suficientes para sacar las cuentas de lo que pagarán de impuestos en todo el año. Para los líderes sindicales de todas las organizaciones que vivieron del presupuesto federal, los 100 días han sido de tremenda preocupación al dar el balance que ya no contarán con esos dineros de papá gobierno. Para los que estábamos hartos de los abusos, de los robos, de las mentiras, del saqueo, y tantas cosas más, los 100 días han sido de alegría pensando que la esperanza es y será un valor que podemos tener a diario y que en algún momento pensamos que ya no estaba con nosotros. ¿Para usted lector qué le significan los 100 días que ha visto transcurrir desde diciembre de 2018 a la fecha? Hágalo saber el cajón de los comentarios. Por el bien de todos, más días para reconstruir lo que se debe reconstruir. Así sea.    

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.didaktica.com

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook Commentarios