50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

alejandra liera
ALEJANDRA LIERA
LIBRES


Estoy volando tan alto como puedo, mas no sé si realmente soy libre aquí, entonces me pregunto ¿Cuántas veces lo hemos sido? O ¿Realmente hemos sido libres alguna vez? 

No he sido libre cuando secuestro fábricas de momentos y de emociones, cuando desconfío de tus vuelos y cuando no sé soltar la cuestión de que tal vez no podemos ser.

Pero vengo a respirar, justo aquí donde no somos tan libres como quisiéramos,  donde hay días en los que nos cortan las plumas de las alas, entonces se nos caen las risas a los pies, se nos frenan las prisas y chocamos y se nos borran los calendarios. 

Tan solo vamos por ahí, recordando los aires de libertad, recordando cuando fuimos gorriones fuera de su jaula, y cantamos y reímos sin parar.

La libertad me habla del perdón, del no castigo, de la no prisión, de los no secuestros. Me habla de la salvación, de saber soltar, saber separar, de saber confiar; me habla de no pensar en la esclavitud ni si quiera como una opción. 
Me habla también, de tus cabellos, del hilo de palabras que vuelan de ti, de tus prendas que bailan al son de los vientos, de tus rebeldías.

La libertad me recuerda al movimiento de las palmeras, al continuo andar de las parvadas en los cielos.

Quizá te sientes libre de decidir, de pensar sin límites en cada jodida cosa que quieras, de decir sí o no, le elegir los rojos o los amarillos, de preferir los calientes o los fríos, de ser o no ser, de estar o no estar; tal vez sí eres libre, pero te falta creer; así que cuando creas en tus alas será el día en el que comenzarás a alzar tu propio vuelo. 

De pronto me siento tan libre como un colibrí, vuelo hacia adelante y también, hacia atrás, a mis ritmos. Huelo el perfume de las flores, los húmedos, las brisas y, mis colores me cuentan de ti, por eso voy buscándote, voy con la confianza de encontrarte.

Me siento ligera cuando me libero de los malos ratos, de eso que interrumpe mis viajes, me siento pluma cuando dejo de tener en la mente a todo aquel que se atrevió a robar de mis álbumes ciertos poderes, ciertos sentires, tantos instantes.
Me siento más libre cuando perdono, cuando dejo de ser esclava de mi misma, porque esta es la peor falta de libertad. 

Soy más libre cuando vivo, cuando rio, cuando escondo los disfraces. 

Me he sentido libre tantas veces antes, pero el sitio en el que he sido más libre se llama TÚ, libre, porque ahí es donde soy yo, sin máscaras, sin secuestros; donde me salvo, donde me salvas tú. 

Y ojalá todo fuera como tú, que regalas vuelos, que regalas confianzas, tú donde no existe el tiempo, sitio en el que aprendes a volar, donde no te cortan las alas

25/03/18

agora 01
Para a quienes gustan de la literatura, de la poesía, de la música, o para solo aquellos que nacieron para entender el dolor y gozarse del amor. Para aquellos que caminan y se sienten flotar, para aquellos que se hace liviano su caminar.

Ágora es este sitio que recoge tu sentir y cobija tu mal entender, es el lugar donde las hadas duermen y se despiertan solamente cuando algo bello les arrebata el sueño. Es para el poeta que le escribe a la nada y la hace convertirse en algo, es para el músico que entona su bella melodía y para el escultor que configura la imagen quitándole aquello que le sobra a la roca. Es para todos aquellos que no encuentran su espacio en su espacio terrenal y tienen que fugarse al hueco existencial. Este sitio es para ti que no has descubierto la fuente de donde emerge tanta simetría haciéndote uno con el universo. Bienvenido a Ágora.