50 AÑOS DESPUÉS; 2 DE OCTUBRE NO SE OLVIDA ****

OSWALDO DEL CASTILLO
OSWALDO DEL CASTILLO
SOLUCIÓN

Pocas veces me llega a la cabeza que puedo ser la solución a un problema más general y cuando trato de inmiscuirme para ser factor de unión y solución las cosas no ocurren como las pensé. Y es, siendo sincero conmigo mismo, que las personas, muchas, no creemos que realmente podamos ser la solución de algo. El egoísmo y la falta de fe en los demás se convierten en una barrera insalvable para brincar al otro lado de ella. Y es que nuestro mundo realmente necesita de seres bien intencionados y dispuestos a brindar la ayuda correspondiente. Hemos sufrido de tantos engaños y algunas veces he sido la causa directa de algunos de esos, que me pregunto ¿cómo creer cuando fui la ocasión de la propia desconfianza? Me he preguntado mucho ¿por qué los seres humanos no correspondemos a nuestra naturaleza blanda y acongojada, servicial algunas veces, y espontánea en otras, que nos haga confiar en los demás y claro, en nosotros mismos?

Hasta dónde, me pregunto, iremos a llegar para poner las bases para una sociedad unificada y encarrilada a fortalecer el bienestar de todos. ¿Hasta cuándo veremos la bonhomía expresarse en actos de buena voluntad? ¿Hasta cuándo dejaré mi egoísmo y convertirme en ese ser amoroso que cobije a otros, cuando aquellos están desamparados? ¿Hasta cuándo mi debilidad será la fortaleza para permitirle a mi Señor que actúe Él, en lugar de ser yo quien pretenda imponer su propia voluntad? No lo sé, lo que sí creo es que aún tardará mucho tiempo para confiar en los demás, y claro, en mí mismo. Te aseguro que cuando llegue el momento lo sabré en ese instante y haré lo que deba hacer. En tanto llegue, te deseo que luches por ser libre de ti mismo, como he tratado de serlo para mí también.

16/04/2018. 

agora 01
Para a quienes gustan de la literatura, de la poesía, de la música, o para solo aquellos que nacieron para entender el dolor y gozarse del amor. Para aquellos que caminan y se sienten flotar, para aquellos que se hace liviano su caminar.

Ágora es este sitio que recoge tu sentir y cobija tu mal entender, es el lugar donde las hadas duermen y se despiertan solamente cuando algo bello les arrebata el sueño. Es para el poeta que le escribe a la nada y la hace convertirse en algo, es para el músico que entona su bella melodía y para el escultor que configura la imagen quitándole aquello que le sobra a la roca. Es para todos aquellos que no encuentran su espacio en su espacio terrenal y tienen que fugarse al hueco existencial. Este sitio es para ti que no has descubierto la fuente de donde emerge tanta simetría haciéndote uno con el universo. Bienvenido a Ágora.

<